Es cierto que lo venimos diciendo y haciendo; es verdad que hay organizaciones como Grupo Mt que estamos convencidos de que hay otra forma de enseñar, también de aprender, y la implantamos cada día. Lo hacemos porque creemos que muchas aulas deben abandonar el siglo XIX para entrar en el XXI, y lo hacemos también porque no dejamos de mirar al futuro, el único lugar donde se encuentra la educación de nuestros hijos y la nuestra propia, claro.

Nos hacemos eco en estas palabras de una noticia aparecida en el Diario Abc titulada “Diez tendencias globales de la educación del siglo XXI” en la que se describen una a una, alguna de las características de los sistemas educativos que hoy aún parecen de ciencia ficción, pero que no lo son tanto. Referimos al citado e interesante artículo, pero avanzamos algo de lo que ahí podremos encontrar.

Los alumnos son y han de ser creativos, no meros sujetos pasivos que llegan a que les den lo que otros decidan; la formación académica se complementará con el autoconocimiento, con el deseo de todo ser humano por ser feliz; por fin nos iremos convenciendo de que el aprendizaje es algo que haremos durante toda nuestra vida; se enseñará a los alumnos a hacer las cosas por sí mismos, a “buscarse la vida”, algo que hay hacemos en Grupo Mt desde hace tiempo; el tiempo real y global será un hecho, por ejemplo para compartir clase en directo con alumnos de otros países y resolver problemas juntos, las aulas saldrán a la calle, etc…

Se trata sólo de algunos ejemplos, pero es un hecho que lo que antes era algo bueno, ahora es de imperiosa necesidad. Nuestros jóvenes demandan ser de otra forma, y hemos de atender sus requerimientos por su bien, pero también por el nuestro.