En esta entrada tratamos la importancia de la educación en la práctica deportiva. Una experiencia desarrollada en Colegio María Auxiliadora. 

El deporte tiene una gran trascendencia para el desarrollo del niño, tanto físico como psíquico, es un buen medio para transmitir valores como lealtad, valor, cooperación, perseverancia o fuerza de voluntad. El deporte cobra cada vez más importancia en el día a día de l@s niñ@s. 

El fútbol se puede entender como el deporte rey en la actualidad, por eso los niños quieren empezar desde edades tempranas a practicarlo, cada vez hay más clubes y colegios, a través de la Escuela de Salud y Deporte, en los que hay posibilidad de practicarlo.

El fútbol sala, por norma general, es donde todos comienzan su formación y, por ello, durante esta etapa se trabajan varios conceptos básicos: comprensión de las reglas de juego, desarrollo técnico y táctico de una manera global. Pero lo que está por encima de todo es que los niñ@s comprendan los valores que tiene este deporte para llevarlo a cabo de manera correcta (educar en valores). Aquí es donde principalmente todos tenemos que hacer mayor hincapié para que desde la base comprendan lo que es el juego, pero también lo que son las reglas,  no del deporte, si no de comportamiento.

También tiene mucha importancia saber diferenciar el desarrollo evolutivo y personal de cada uno y adaptarse lo mejor posible a cada uno de ellos para que la actividad  les guste y venga con ganas cada día.

A lo largo de la temporada se priorizan los valores antes que la competición: lo importante no es ganar y quedar primero -eso queda a un segundo plano- lo importante de verdad es que en cada partido los niñ@s se diviertan y comprendan lo que es el deporte y el respeto entre unos y otros: dentro del equipo, con el adversario, árbitro y padres.

Durante cada sesión se trabajan diferentes aspectos a través de juegos y ejercicios simples para que todos puedan comprender, siempre siguiendo unos objetivos principales y secundarios dentro de cada una de las sesiones. La estructura que normalmente se sigue es: calentamiento, parte principal y vuelta a la calma.

Así pues en nuestra Escuela de Salud y Deporte,  la actividad de fútbol sala iniciación del colegio María Auxiliadora trabaja día a día para conseguir todos los objetivos planteados durante todo el año y que al final de la temporada los niñ@s acaben contentos, felices y disfruten de la actividad.

Una experiencia contada por José Ignacio Bernal.