Desde el ámbito educativo la Competencia Digital se define como “la capacidad de aplicar la tecnología para mejorar los procesos de aprendizaje. Se trata de de algo indispensable, y supera en extensión y profundidad la mera alfabetización digital, ya que engloba otros aspectos como el tecnológico, el informacional, el audiovisual y el comunicativo.” Vía Escuela de Competencia Digital.

La generación nativa digital lleva mucha ventaja en cuanto a esta competencia, pero, ¿realmente están formados correctamente? ¿Saben cuáles son los riesgos de una mala utilización?

Algunos datos

Nos basamos en varios estudios realizados por Empantallados y el Servicio de Atención en Adicciones Tecnológicas para hacernos eco de datos interesantes:

  • El 85% de los adolescentes reconoce hacer un uso muy habitual e intensivo de los dispositivos móviles.
  • El 24% reconoce estar constantemente conectado al móvil, no dejarlo nunca, llevarlo siempre consigo.
  • El 74% sienten que deben de responder a las notificaciones y mensajes en redes de inmediato. Lo que implica que no pueden dejar el móvil de la mano en ningún momento.
  • 63h pasan los jóvenes online a la semana. Al año suman 3.276 horas, lo que equivale a 136,5 días en total.

Ante estos datos, ¿podemos decir que es importante la competencia digital? La respuesta es obvia.

La competencia digital se adquiere y se define como la capacidad de desenvolverse en entornos digitales, los cuales comprenden contextos en los que se usan dispositivos electrónicos interactivos y tecnologías de conectividad.

La interconexión de dispositivos electrónicos mediante internet ha creado un entorno único, rico y capaz de conectar personas de distintas culturas, ideologías, idiosincrasias y coyunturas sociales o políticas.

La capacidad de desenvolverse en estos entornos define a un usuario competente digitalmente. Esta competencia digital va más allá de conocer los entresijos del uso de ordenadores o móviles.

La educación y el correcto desarrollo de esta competencia es fundamental.

Por qué

Somos conscientes de que los niños que hoy están  en nuestras escuelas trabajarán en empleos que no existen todavía.

Dada la transformación que está sufriendo la enseñanza y la sociedad en general,  los sistemas de educación actuales no son suficientes, deben mirar al futuro que inequívocamente pasa por una buena adquisición de competencia digital. Estamos viviendo el nacimiento de la industria 4.0, es decir, la incorporación de tecnologías digitales a los procesos productivos.

En 2020 se prevé que el 90% de los puesto de trabajo posean habilidades digitales, de ahí la importancia de educar al alumnado en dichas habilidades. Pero no menos importante es la labor del profesorado al cual se le debe de dotar de los mecanismos, competencias y habilidades necesarias para formar a nuestros adultos del futuro. Vía Europapress

Escuela de Competencia Digital

Con estas premisas nace la Escuela de Competencia Digital , un proyecto desarrollado por Fundación Bias que busca la capacitación de la competencia digital en todas sus áreas y la certificación oficial como garantía de calidad.

Esta propuesta va más allá de la formación y certificación para los alumnos. Y es que, la Escuela de Competencia Digital también tiene itinerarios adaptados para docentes y ciudadanía en general.

Una Escuela para alfabetizar el futuro.