3d7 es una actividad que originalmente se plantea de forma diaria en un proyecto conocido como 5d7. A pesar de que no tiene lugar todos los días, es una actividad en la que se trabaja la mayor cantidad de competencias básicas en las actividades que forman parte del proyecto.

Esta actividad se desarrolla en el Colegio María Auxiliadora  para alumnos de 3º y 4º de Primaria. Con el proyecto LUZiernaga, descubrimos cosas muy interesantes sobre la luz. La programación del proyecto 5d7 está muy bien estructurada por lo que permite variar en las actividades diariamente y, al ser una actividad de 3 días a la semana en lugar de 5, utilizar las actividades más atractivas para el grupo con el que estás trabajando.

El proyecto con el que trabajamos a través de proyectos es sobre la luz en todas sus formas y con todos los efectos que tiene en nuestra vida diaria. Con distintas actividades creativas trabajamos aspectos desconocidos para ellos como los eclipses solares y lunares, la opacidad de distintos materiales o el funcionamiento de un espejo.

Hay que tener en cuenta que 3º y 4º de Primaria son unas edades en las que los alumnos están expuestos a una gran cantidad de estímulos en su vida diaria. Así, para mantener su atención y entusiasmarlos con distintas actividades, hay que buscar otras perspectivas que ellos no pueden disfrutar en su día a día. Establecer una rutina de clase es fundamental porque les hace recordar que, aunque no están en una clase normal, siguen estando en el colegio y están aprendiendo. Comenzamos cada día preguntando el tiempo y el día de la semana y, a continuación, uno de ellos toma el rol de ‘second boss’, pasa la lista marcando la asistencia de sus compañeros y durante todo ese día será el ayudante del educador.

A partir de ese momento nos centramos en la competencia que toca desarrollar ese día  y recordamos lo que ya hemos aprendido sobre la materia. Pintar, crear nuestro propio faro o conocer cómo funciona un espejo y ponerlo en práctica por parejas son algunas de las actividades con las que, poco a poco, van ampliando su conocimiento de la materia mientras van interiorizando el inglés con sus estructuras correspondientes.

La experiencia es muy satisfactoria para ellos porque aprenden mientras disfrutan, y como educadora, porque es un reto poder hacerles entender conceptos complicados en un idioma que no es el suyo. Al final los resultados son sorprendentes y pueden explicar perfectamente cualquier concepto además de desenvolverse en inglés delante de otras personas. Lo importante de este proyecto es que disfruten aprendiendo, que descubran que no tiene porqué ser aburrido y que se queden siempre con ganas de seguir descubriendo el mundo que les rodea.

Experiencia contada por Marta Monzón.