Dos días a la semana me embarco en esta aventura con mis niños de 1o y 2o de primaria. Es muy
emocionante ver como llegan contentos y con ganas de pasar una buena tarde mientras amplían
sus conocimientos. Aunque hay alguno que lleva muchas horas ya en el cole,siempre hacemos
lo posible por que se levante el ánimo y podamos divertirnos todos juntos, variando las
actividades y haciendo que no podamos dejar de prestar atención.

En estas edades, 6 y 7 años, es difícil conseguir motivarles con clases propiamente dichas, así
que lo más efectivo es que realicemos bailes y aprendamos canciones que nos permitan ampliar
nuestro vocabulario. ¡Es sorprendente ver como ellos mismos te piden nuevas palabras de
temas que han aprendido en clase! Se ve día a día que su curiosidad aumenta y sus ganas de
aprender se demuestran cada tarde que pasamos juntos.

Desde el principio del curso vamos enfocando las clases en que ellos mismos se den cuenta de
que son capaces de expresarse en inglés. Los primeros días les costaba hablar o entender el
idioma pero, según van pasando las semanas, ese miedo se ha perdido, todos hemos visto que
sabemos y podemos expresarnos en el otro idioma y, la verdad, es que para mí es muy
gratificante ver como se van soltando y como repiten y crean frases que al principio no les salían.
En mi clase, además, apuesto por la colaboración y la ayuda del trabajo en equipo, todos están
siempre dispuestos a ayudar a un compañero en todo lo que sea posible, lo que hace que
uniendo nuestras fuerzas todos consigamos un mayor aprendizaje, no solo en el inglés, si no en
unos valores que nos hagan mejores compañeros. ¡Somos un gran equipo!

 

Experiencia de Cristina Cuadrado (CEIP Félix Cuadrado Lomas)